Historia del Gargantúa y sus reencarnaciones

Aparte de Marijaia, otro personaje que no puede faltar en las fiestas de Bilbao es el Gargantúa. Tanto es así, que muchos pueden sospechar una relación amorosa entre ambos personajes.

¡Qué levante la mano quien haya sido comido por el Gargantúa! ¡Qué levante la mano quién haya sentido pavor de niño! ¡Qué levante la mano quien conozca su historia, su origen y alguna que otra curiosidad!

No hay problema, explicamos todo en este post.

Gargantúa como prueba bilbaína

¿Quién no ha pasado un mal rato de pequeño cuanto sus padres le querían obligar a meterse por el Gargantúa? Es uno de los momentos más aterradores de la vida de un niño.

Pero es una prueba que ha de pasar para convertirse en un auténtico bilbaíno.

Niña asustada del GargantúaY es que atreverse a ser engullido por una bestia de cartón de 4 metros de altura es un reto necesario para confirmarse como orgulloso bilbaíno.

Ese palpitar del corazón según la cola de niños se hace más corta, y te vas acercando a la boca. Subir los escalones y una persona junto a Gargantúa te apresura a entrar dentro. Miras atrás y tus padres, han desaparecido. No hay vuelta atrás.

Gargantúa a día de hoyEntonces te asomas por la boca y descubres que no es más que un tobogán. Y te tiras para descubrir que tus padres están esperando para sacar esa foto que inmortalizará tú salida más memorable por la parte menos memorable de Gargantúa.

Aunque también puede que seas una de esas personas que, por diversas circunstancias, nunca pudo disfrutar de él siendo pequeño.

Quizá te sorprenda descubrir en este post que el Gargantúa no siempre ha estado presente en las fiestas de Bilbao.

Quizá tú seas uno de esos adultos, como escribió Miguel de Unamuno, que lamenta no haber podido superar esa prueba y sueña con volver a ser niño al verlo.

Quizá yo te pueda volver a hacer soñar.

Nacimiento de Gargantúa

Ilustración del libro de GargantúaEl Gargantúa nace de la imaginación de Antonio de Echániz, aunque quizá lo conozcas por bombero Echániz.

A principio de la década de 1850, Antonio diseña el primer Gargantúa basándose en una serie de cuentos y novelas del escritor François Rabelais.

Sin meterme mucho en la mitología de las novelas, Antonio de Echániz se inspira en un capitulo donde el coloso Gargantúa se come a 6 peregrinos con ensalada.

No se está seguro de la fecha de nacimiento del Gargantúa ya que no existe documentación. La primera referencia que se tiene es de unos escritos de Sanchez Mazas que lo data en 1854.

Curiosidad
Las primeras personas encargadas ayudar a los niños a entrar en el Gargantúa fueron los sarameros que ya hablamos de ellos.

Poco duró este Gargantúa, aunque no fue el que tuvo la vida más corta. En 1874 una bomba en la guerra carlista deja el Gargantúa inutilizado. Bilbao se declaró invicta y consiguió los laureles para su escudo, pero perdió uno de sus iconos.

Gargantúa no puede morir

A partir de ese primer modelo de Echániz, comienza la rocambolesca historia de las diferentes reencarnaciones:

Segundo Gargantúa

En 1897 se crea esta segunda reproducción, con un estilo nuevo que será el que llegue a nuestros días.

El Gargantúa de 1897 dejó a todos con la boca abierta. Incluía un movimiento de mandíbula y ojos accionado por el mismo peso del niño al subirse.

Gargantúa en 1897Este modelo dura hasta 1907. Aquí he encontrado 2 finales posibles documentados. Quizá alguien pudiese sacarnos de la oscuridad.

  1. Que terminó pudriéndose en unos almacenes bajo el puente de Deusto
  2. Que se lo llevaron a Gernika, sin embargo, aquí se perdería la pista porque no existe más documentación.
Curiosidad
Gernika actualmente tiene se propio Gargantúa fabricado en 2016.

Tercer Gargantúa

Dicen que a la tercera va la vencida. Pues tampoco.

Gargantúia en 1934

En 1934 se crea el Gargantúa por tercera vez. Se incluiría en el programa de las fiestas hasta 1950.

Una curiosidad de este Gargantúa es que Franco fue a visitarlo debido a la fama que tenía en Bilbao. Coincidiendo con su visita, el Gargantúa sufrió una gran puesta a punto en 1939.

Finalmente terminó olvidado y pudriéndose en unos almacenes.

Cuarto Gargantúa

Bilbao lo intentó por cuarta vez, aunque al ayuntamiento no le gustó nada la idea.

Pero si algo nos sobre a los de Bilbao es fuerza de voluntad.

Gargantúa en 1981 en el ArenalSe creó una campaña pública para subvencionar la fabricación del nuevo Gargantúa. Se involucró a pequeños comercios, personas y también niños que dieron con alegría el dinero que habían ahorrado de su paga.

A todos los que ayudaban económicamente en la campaña se les daba un documento (simbólico) de propiedad del Gargantúa.

Ha sido el Gargantúa más cercano al pueblo de todos. De hecho, fue el pueblo el que lo pagó. y Fue el pueblo el que lo recibió con una gran ovación en la plaza del Arriaga en la primera mañana de fiestas de Bilbao de 1962.

En 1978 fue la primera vez que permitió a las comparsas tomar parte en la elaboración de los programas y fue el año de nacimiento de Marijaia.

¿Lo adivináis?

Cierto, este modelo también terminó pudriéndose en otros almacenes. Hasta que, en 1978, la comisión de fiestas quieren incluirlo en el programa de la nueva Aste Nagusia.

Gargantúa no estaba en condiciones para hacer frente a la marabunta de niños ese año. Se pidió a Vitoria permiso para utilizar el suyo.

Curiosidad
Aunque el primer Gargantúa se fabricó en Bilbao, la idea se exporto a otras ciudades e incluso otros países como Argentina. Lo puedes encontrar con otros nombres como Tragantúa o Tragachicos, por ejemplo.

El cuarto Gargantúa fue reparado para el año 1979 para volver a hacer su aparición en la Aste Nagusia.

Gargantúa a día de hoy junto a la ríaPor cierto, este es uno de los modelos que podemos encontrar hoy.

Quinto Gargantúa

Ante la creciente popularidad del Gargantúa. En 1986 y acompañado de un sequito de personas vestidas de cocineros, hace aparición este nuevo modelo en las fiestas de Bilbao.

Gargantúa con la boca pequeña en 1986Este modelo no funciona bien. La boca es demasiado pequeña y pronto empiezan las críticas de los vecinos.

Al finalizar las fiestas, el Gargantúa es mandado al taller para solucionar sus problemas.

Lamentablemente, un incendio acaba con el taller y el Gargantúa.

Este pobre no duró ni un año.

Sexto Gargantúa

Aún se pensaba que era necesario otro Gargantúa más para hacer frente a la demanda.

En 1988 se encarga otro modelo, esta vez el Gargantúa tiene una cara más peculiar. Diferente a la que estamos acostumbrados. A la gente no le termina de convencer. Además, este modelo no abre y cierra la boca como el otro modelo.

Pero, a pesar de todo, este Gargantúa también ha llegado a nuestros días.

Curiosidad
Bilbao tiene 2 Gargantúas, que cuando no se utilizan se almacenan en Elorrieta.

Salida

A la historia del Gargantúa se podría aplicar ese dicho de el que la sigue la consigue.

Quiero pensar que Gargantúa va a estar todos los años en las fiestas de Bilbao y que los bilbaínos puedan seguir disfrutándolo durante mucho tiempo.

Vamos a recorrer el mundo de punta a punta y te sugeriremos los mejores sitios así como los mejores trucos para desenvolverte. Me encanta la cerveza, la comida y la historia.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…