Logo de plan con perros incluídos
No se admiten perritos.
Descúbre que hicimos aquí con Beltza

6 visitas a bodegas en Haro para una cata de vinos

No es la primera vez que hablo de la Rioja como un lugar para descubrir y disfrutar del vino.

De hecho, ya escribí hace algún tiempo un post con algunas bodegas de La Rioja para visitar.

Esta vez me voy a centrar en las bodegas de Haro, a una media hora escasa de Laguardia es posible visitar una de las mayores concentraciones de productores de vino del país.

En esta lista te presento las 6 más famosas para visitar.

Bodegas Carlos Moro

Voy a empezar la lista con las Bodegas Carlos Moro, sin ningún motivo en especial.

Esta bodega está a unos 10 minutos en coche de Haro, pero me parece adecuado incluirla en la lista. Carlos Moro no es muy grande pero sí que una de las más bonitas de la zona.

La bodega es subterránea dando ese encanto que no tienen las bodegas más modernas donde guardan las barricas en sótanos.

Portón de la bodega Carlos MoroComo es habitual, en la visita te muestran el proceso de creación del vino y las diferencias entre los caldos. Pero además, vas a poder disfrutar de los cuadros y piezas de arte de artistas locales.

Al final de la visita, además de los vinos y el queso habitual, vas a poder probar el aceite de oliva virgen que también preparan.

Bodegas Vivanco

Otra bodega importante que destacar es esta.

Fachada de las bodegas VivancoNo solo harás un recorrido y la correspondiente cata, es que las bodegas Vivando tienen un museo dentro de su edificio.

Vas a ver una gran colección de artefactos y utensilios relacionados con el vino de todo el mundo y de todas las épocas.

Pero también hay algunas pinturas y grabados que la familia a la que pertenece la bodega ha ido comprando durante su historia.

Con la visita tendrás acceso libre a este pequeño museo. Museo y visita por el mismo precio.

Más información aquí.

Bodegas López de Heredia Viña Tondonia

Situada nada más entras en Haro. Visitar esta bodega centenaria es como ir atrás en el tiempo.

Botellas de hace 80 años en esta bodega de HaroDurante este tiempo se ha mantenido la atmósfera original ya que la familia ha conservado la tradición durante todo este tiempo.

Uno de los lugares más mágicos de esta bodega de Haro es el llamado cementerio de los vinos. Un lugar que te va a poner los pelos de punta pero que podrás sacar una de las fotos más espectaculares que podrás tener.

El cementerio se llama así porque tiene vinos de hace 80 años que aún nadie ha tocado.

Más información aquí.

Bodegas CVNE

Otro de los vinos que no faltan en mi despensa. Aunque he de confesar que yo y otros muchos los llamo erróneamente «cUne». En la visita os contarán el porqué, si no preguntad ;).

Interior de la nave Eiffel en las bodegas CvneLo cierto es que son las siglas de la Compañía Vinícola del Norte de España.

En la visita guiada te lo van a contar, pero la cubierta de la nave se sustenta sin columnas. Para su época esto fue un auténtico reto arquitectónico ideado por Gustave Eiffeel. Que fue el mismo que ideó la torre Eiffel.

Una de las curiosidades de esta visita es la versión de niños, que había unos cuando yo fui. En vez del vino ellos degustaron diferentes tipos de mostos al terminarlas.

No sé si otras bodegas hacen esto, quizá sí y esa fue la única vez que coincidí con niños.

En cualquier caso, una idea muy bien pensada para incluir a toda la familia en el plan.

Más información aquí.

Bodegas Urbina

Para cerrar la lista, quería mencionar las Bodegas Urbina. No están en el centro urbano de Haro y tendrías que desplazarte unos 10 minutos en coche.

Pero es una de las mejores bodegas teniendo en cuenta la relación precio. Tiene uno de los precios más asequibles de las bodegas de la Rioja, pero además podrás degustar hasta 10 vinos.

 
En las degustaciones de las visitas lo normal son 2 o 3.

Respecto a la bodega en sí, no es que tenga tanto encanto como otras. Es un edificio más moderno e industrial, donde seguirás aprendiendo del proceso de creación de los caldos y las diferencias entre cada uno.

A fin de cuentas, cada uno tiene que saber si da más importancia a la visita a un lugar con más o menos encanto.